Erik Ravelo añade una versión cubana a Los intocables, su emblemática obra donde denuncia distintos tipos de abuso infantil. El famoso artista y diseñador cubano acaba de publicar la pieza titulada “Doctrina”, con la cual denuncia la presencia de niños en los actos de repudio.


“Los actos de repudio son la variante cubana del pogromo o el escrache y consisten en que un grupo de partidarios del Gobierno cubano se reúne para gritar consignas políticas, descalificaciones morales y ofensas personales contra un desafecto, un disidente o un opositor”, define Rafael Rojas, historiador y ensayista cubano exiliado en México.

Leer más sobre los actos de repudio en Cuba: el regreso de los actos de repudio, la variante cubana del “escrache” contra los “gusanos”

Doctrina. Erik Ravelo. The Illegal Studio 2021.

“Doctrina”. Erik Ravelo. The Illegal Studio 2021.


“Basta de actos de repudio. No a la presencia de niños en actos de repudio. No al adoctrinamiento político infantil.”

“BASTA ACTOS DE REPUDIO. NO A LA PRESENCIA DE NIÑOS EN ACTOS DE REPUDIO. NO AL ADOCTRINAMIENTO POLÍTICO INFANTIL.”, declara el artista. Transcribimos su mensaje en las redes sociales:

“Yo tuve una infancia feliz en Cuba, esa es la verdad. Claro era un niño y no pensaba en muchas cosas. Ya grande gracias a Dios he tenido la oportunidad de viajar bastante, también he conocido más la realidad de mi país y comparando seguramente siento que fui un niño afortunado. Hablo de realidades que nadie me contó, que vi con mis propios ojos. Pero sobre esos temas, y sobre otros que también denuncian la difícil situación de la infancia hoy en día a nivel mundial. Ya he hablado en mi serie: Los intocables. “Doctrina” creo es la versión cubana de esta serie. Que se puede encontrar fácilmente en internet. Y nace en relación al hecho, del uso de niños por parte del gobierno cubano en “Mitines de Repudio”. Es una práctica extendida en todo el territorio nacional.

Estos actos contra artistas, disidentes y opositores al gobierno de Cuba, son actos de violencia profunda donde un niño corre peligro físico constante. Pues más allá de la violencia verbal y los gritos, vuelan piedras, palos y hasta machetes pueden verse frecuentemente. Pero estoy convencido sinceramente, que el peligro más inminente sea el daño psicológico. El cual temo, sea el más difícil de curar. Es algo que llevará dentro por el resto de la vida. 

Y ni siquiera logro imaginar lo que puede llegar a sentir un niño que tiene que soportar, y hay que decirlo. Sobrevivir junto a su familia un acto tan violento como un acto de repudio en su contra. 

Personalmente viví la horrible experiencia de participar siendo un niño, estando en la escuela primaria Orlando Pantoja. El profesor nos sacó de la clase, y nos llevaron a tres cuadras de la escuela a “ Un Acto de Repudio”. Sin preguntar, ni explicar nada y menos que menos pedir ningún permiso a nuestros padres. 

En donde agredieron y violaron la propiedad y los derechos más fundamentales de un grupo de opositores. Esa tarde una señora anciana, madre de un opositor fue agredida, golpeada y prácticamente linchada delante de mí. Le rajaron la cara con un casco de constructor. 

Le reventaron los espejuelos. Sangrante, se la arrebataron a la masa enardecida y la metieron en una patrulla. Y se la llevaron. Fue en la calle H entre 13 y 15 en el Vedado. 

Nunca voy a olvidar semejante barbaridad. Nunca. Todavía me acuerdo tan triste canción que les cantaban en Coro. NO LOS QUEREMOS MÁS, NO LOS QUEREMOS MÁS, NO LOS QUEREMOS MÁS QUE SE VAYAN PAL CARAJO Y QUE NO JODAN MÁS!!!! Yo estaba en quinto o sexto grado. 

Así nace “Doctrina”, porque si bien muchas personas puedan llegar a pensar que en Cuba la infancia está libre de peligros. En mi opinión se equivocan. Pues la Educación en Cuba es el templo más elevado del lavado de cerebro. Y desde joven edad, niños cubanos están expuestos a la retórica de la violencia, al odio y a un fuerte adoctrinamiento político.

Pin It on Pinterest

Share This