Yaimel López. Cartel para la exposición colectiva "Selfie".

Es un privilegio y una muy feliz tarea esta de sumergirnos en el universo de los diseñadores más representativos de nuestra época. Resulta emocionante cada encuentro con personalidades que nos conmueven, nos inspiran y estremecen nuestra manera de ver el mundo. Hoy tenemos el placer de presentarles nuestra conversación con Yaimel López, un indispensable de la ilustración cubana contemporánea.

Es parte del trabajo del artista, y del diseñador, percibir el mundo para luego presentárselo, transfigurado, mejorado, o desembrollado, a los demás. En el caso particular de Yaimel, ¿cómo se articulan sus experiencias, influencias, intenciones, para conformar esa visión propia del mundo, esa peculiar representación de la realidad? Sigue leyendo y encontrarás las respuestas a estas y otras interrogantes.

Cuéntanos sobre tu trayectoria de vida, de estudios, profesional.

Nací en el municipio de 10 de octubre, en el límite entre Lawton y Luyanó, pero viví muy poco tiempo allí porque mi familia se mudó al municipio Boyeros. De aquellos años disfruté mucho la experiencia de poder ser un jugador profesional de volleyball un día, y al otro, el más virtuoso de los choferes de chivichana. La educación media la hice en varias instituciones educativas totalmente distintas una de otra: los Camilitos de Capdevila, un IPUEC en San Antonio de los Baños, más otros dos años en el Instituto Politécnico de Diseño (IPDI), que antes compartía el edificio con el Instituto Superior de Diseño (ISDI); por lo que cuando ingresé a estudiar diseño al superior -que era como le llamábamos los del técnico a la carrera de diseño-, ya estaba bien familiarizado con la escuela. Al final pasé siete años entre sus muros.

¿Cuándo y cómo supiste que querí­as ser diseñador?

No tenía idea de qué cosa era, sólo recuerdo que alguien me dijo que tenía que ver con las letras y dibujar. Pero el hecho de haber estudiado antes en un politécnico de diseño, en el mismo edificio donde se estudiaba la carrera, definitivamente me dio más herramientas para entender qué significaba ser diseñador y sentir que podía ser una profesión a la cual dedicarme. Además, había que dibujar, y para mí eso era suficiente.

De dónde vienen las ideas. Yaimel López.

De dónde vienen las ideas. Yaimel López.


El soldado montaña. Yaimel López.

El soldado montaña. Yaimel López.


¿Qué te hizo inclinarte por la ilustración en específico?

De alguna manera siempre sentí que la ilustración tenía que ver conmigo. Estando aún en primer año y sin saber que más adelante habría una asignatura llamada Ilustración, pasaba muchas horas en el Centro de información mirando revistas y libros donde las imágenes creadas por ilustradores tenían un peso importante. Recuerdo de manera especial una publicación en la que había una historieta de Alberto Breccia, el dibujante uruguayo-argentino, aquello hizo explotar mi mente. Creo que estuve revisitando aquella revista durante una semana, cada día. Ahí entendí el poder de la ilustración en la manera en que recibimos un mensaje, y fue el momento en el que me enamoré de la profesión.

Me interesa que la ilustración tenga carácter propio y que sea capaz de hacer reflexionar.

¿Qué representan tus obras?¿Qué propósito o conceptos encierran?

Para mí es importante decir algo, y es por eso que le dedico tanto tiempo a la composición; los elementos que uso y la manera en la ellos se comportan dentro de la ilustración pueden cambiar por completo la idea que intento comunicar. Aun cuando el pie forzado, por decirlo de alguna manera, es dado en forma de texto o concepto, me interesa que la ilustración tenga carácter propio y que sea capaz de hacer reflexionar incluso cuando sea recibida sin un texto que la complemente. En mi trabajo más personal básicamente trato de hablar de la vida, de las cosas que pasan, con un poco de ironía y en ocasiones con acercamientos un tanto dramáticos, pero siempre con la intención de que el receptor reflexione sobre el tópico en cuestión.

El secreto de la Sabiduría. Yaimel López.

El secreto de la Sabiduría. Yaimel López.


Businessman. Yaimel López.

Businessman. Yaimel López.


Por los cuernos. Yaimel López.

Por los cuernos. Yaimel López.


¿Cuáles son tus referentes, lo que te inspira, lo que te influye?

Con el tiempo los referentes cambian, y al cabo de unos años de ejercicio profesional, siento que mi trabajo le debe a tantos creadores que la lista es inmensa. Últimamente logro identificar las influencias de otros artistas prácticamente en cada trazo; creo que ahora soy más consciente de qué creadores tienen una presencia directa en lo que hago y gracias a los cuales logro resolver uno u otro elemento durante el proceso creativo. Las influencias llegan lo mismo de artistas de renombre mundial como de amigos de la carrera. Así de endeudado nace mi trabajo.

Sobre ti escribió Claudio Sotolongo: “En sus ilustraciones (…) se respira una profunda cubanidad”. ¿Estás de acuerdo? ¿Qué elementos de tu obra hacen que ésta sea percibida como “cubana”?

En Cuba ni siquiera me hacía la pregunta, porque lo que hago luce como gráfica cubana de estos tiempos, al menos es lo que pienso. Ahora desde otro lugar, siento que lo que quizás diferencia mi trabajo del de otros colegas no cubanos es la necesidad de contar una historia. Pienso que los creadores cubanos estamos muy interesados en ir más allá de lo meramente estético, y por eso es que siempre buscamos potenciar el debate con nuestro trabajo. Creo además que hay irreverencia en lo que hago, producto de la búsqueda de reflexiones por parte del receptor, y cuando eso sucede entonces siento que la obra cumplió su objetivo.

Varios medios han hecho referencia a tu ágil manejo del color. En tu opinión, ¿qué factores han modelado tu habilidad en el dominio de esta herramienta?

La verdad es que no sé más de lo elemental que cualquier diseñador debe saber sobre color, pero sí me gusta dejarme llevar por lo que siento cuando estoy trabajando, y en ocasiones la misma obra es quien pide sus colores o cómo estos deben combinarse, las armonías que necesita, y hasta dónde llevar las saturaciones. Creo que el desafío, por lo menos para mí, es hacer que los colores, sin importar lo opuestos que éstos sean, hablen el mismo lenguaje, sepan convivir, y para eso me apoyo en los valores que cada color tiene. Además, dibujar a mano, sobre papel, te ayuda a entender la naturaleza del color, porque solo así puedes realmente sentirlo, lo cual es imposible a través de un monitor.

“Es capaz de manejar las diferencias expresivas de cada croma en combinaciones armónicas”

Claudio Sotolongo

“Una de las fortalezas de la obra de este artista”

Revista D Aquí
Traffic Light. Yaimel López.

Traffic Light. Yaimel López.


Vergüenza. Yaimel López.

Vengüenza. Yaimel López.

No puedo oírte. Yaimel López.

No puedo oírte. Yaimel López.


Espía. Yaimel López.

Espía. Yaimel López.


La entrevista que ofreciste a Juventud Rebelde habla en gran parte de tu vertiente de humorista gráfico. ¿Qué papel jugó esta disciplina en tu carrera?

Al humorismo gráfico le debo la necesidad que tengo en mi trabajo de expresarme de forma clara y de manera tal que las personas me entiendan, la búsqueda del sarcasmo, del desarrollo del dibujo. Además de haber experimentado formar parte de un colectivo de creadores que bajo el nombre de La Ubre nos dábamos el lujo de publicar mensualmente y a todo color en una revista como fue La Calle del Medio; amigos colegas que con el tiempo se convirtieron en familia.


“Un tipo llamado: Yaimel”, entrevista de Julieta Ríos para el diario Juventud Rebelde.


En tu sitio personal expresas el regocijo de tener algo que te empuje a dar lo mejor. ¿Te consideras perfeccionista? ¿Qué tiene que tener una de tus ilustraciones para que estés satisfecho?

No me considero perfeccionista, pero sí necesito que cada trabajo alcance al menos la barrera del decoro. En ocasiones por cuestiones de tiempo o por que sencillamente no sale todo tal cual me hubiese gustado, no quedo del todo satisfecho con el resultado y es algo con lo que ido aprendiendo a convivir, pero lo que sí no puede faltar es que el receptor perciba la profesionalidad puesta en cada trabajo. Suele ocurrir además que un dibujo del cual me siento feliz en su momento, al cabo de unos meses ya lo considero malo, pero creo que es algo de lo que todos los creadores de alguna manera padecemos, la eterna inconformidad.

¿Cuál consideras que ha sido tu trabajo más destacado? ¿Nos puedes citar algún proyecto por el que sientas un apego especial o del cual te sientas especialmente orgulloso?

Más que destacado, yo diría que le debo bastante, y es el cartel serigráfico del león, que integró la exposición Selfie como parte de la Bienal de La Habana el pasado año. Fue una expo conjunta con otros diseñadores en el Taller de Serigrafía René Portocarrero. Lo curioso es que gracias a ese cartel he recibido más de una propuesta de trabajo, a kilómetros de distancia de Cuba, y sin la más mínima publicidad. El arte siempre trasciende barreras idiomáticas y culturales.

Yaimel López. Cartel para la exposición colectiva "Selfie".

¿En qué proyectos trabajas actualmente o cuáles son tus proyectos para el futuro próximo?

Ahora mismo algo a lo que le estoy poniendo mucho esfuerzo, aunque suene contraproducente para estos tiempos, es llevar todos mis conocimientos a lo analógico. He comenzado a ilustrar a la manera tradicional y casi ni utilizo la computadora. Si bien nunca he dejado de dibujar, el resultado final siempre dependía de las bondades de los programas de diseño, y todo ese mundo de las texturas creadas por los materiales tradicionales, las imperfecciones propias del trabajo artesanal, la habilidad para componer correctamente o entender el color, como decía anteriormente, son conocimientos que la tecnología, con su uso diario, de alguna manera va anestesiando. Entonces, quién sabe, una expo de dibujo podría ser mi proyecto futuro.

Identidad. Yaimel López.

Identidad. Yaimel López.


Boceto. Yaimel López.
Boceto. Yaimel López.

Bocetos. Yaimel López.


Yaimel López.


Presencia digital de Yaimel López, quien reside desde hace nueve meses en Vancouver, Canadá:

Web personal

Pin It on Pinterest

Share This